Analizamos Evercade, la consola portátil con espíritu retro

Cuando pienso en mi primera toma de contacto con los videojuegos, no soy capaz de recordar qué fue primero, si las máquinas arcade que nos asombraban en los desaparecidos salones recreativos, o las míticas handheld de LCD (no todas eran las “Game & Watch” de Nintendo), que llamábamos “maquinitas”, que funcionaban con una pila de botón y hacían que nos dejásemos la vista en aquellas diminutas pantallas.

Ahora que hay un nuevo “boom” por lo “vintage”, hay muchos coleccionistas de estos aparatos de la época, pero yo los viví en su momento. Y es que soy muy viejo… yo no suspendía dibujo, suspendía pintura rupestre… pero ese es otro tema. Hoy vamos a hablar y a destripar Evercade, una nueva consola con espíritu retro que ha salido a la venta el 12 de junio (de 2.020, por si acaso acabas de aterrizar aquí buscando información) y que rezuma por los poros ese sabor ochentero que acabo de recordaros, el de los arcades y las handheld de los 80.

Evercade es una consola portátil de cartuchos de formato apaisado, como lo fueron la Game Gear de Sega o la Lynx de Atari, que tiene unas medidas más confortables y actuales, pero sin perder el encanto de aquellas máquinas que nos obligaban a dejarnos los ahorros en pilas. Sus medidas son 20 x 4,5 x 14 cm, con un peso de 231 g. Os adjunto fotos comparándola con una Nintendo Switch y una Playstation Vita para que os hagáis una idea.

Lo primero que nos llama la atención es su pantalla de 4,3 pulgadas, idéntica en tamaño a la que monta una PSP. Su calidad es más que correcta, tiene una buena iluminación y aunque no tenga las calidades de, por ejemplo, una PS Vita, si que supera con creces a lo teníamos en una Game Gear. Además, siendo honestos, para los juegos a los que está destinada a reproducir, tampoco necesita mucho más.

Como vemos la consola es de cartuchos. Hay quien piensa que se podían haber metidos todos los juegos en la memoria de la consola y que lo hacen así para sacarnos el dinero. Pero yo no lo veo así. Evercade intenta recuperar la experiencia portátil de los 80 y 90, donde todas las consolas eran de cartuchos, y para cambiar de juegos había que intercambiarlos. Como podéis ver, el tamaño de dichos cartuchos se acerca más a los de una portátil de finales de siglo que a los de una actual. De hecho, es incluso más grande que uno de Gameboy Advance. Eso sí, el diseño está tan integrado en la consola que cuesta sacarlos. No tenemos ninguna pestaña o ranura que podamos usar para facilitar la extracción del juego y además, no salen fácilmente.

Físicamente la consola es muy bonita, agradable al tacto y con unos acabados muy buenos. Quizás no llega al nivel de una portátil de Sony o Nintendo, pero si que está muy por encima de la mayoría de portátiles de emuladores que se venden en Aliexpress. Presenta una cruceta que recuerda mucho en diseño y tacto a la de Megadrive y Game Gear, y la disposición de botones es la que implantó el pad de Super Nintendo, que sigue demostrando que es perfecto casi 30 años después. La respuesta de los botones y del pad es muy precisa. En este aspecto no podemos echarle nada en cara a Evercade.

También tenemos los clásicos botones L y R en la parte superior. El tacto no termina de convencerme, pero tampoco es algo grave porque no he podido probar ningún juego que haga uso de estos pulsadores: la mayoría de títulos que veremos en Evercade corresponden a una época en la que los juegos de jugaban con solo los botones A y B.

Un detalle que me ha encantado es la posibilidad de jugarlo en un televisor a través de su salida mini-HDMI. En ese caso la consola se queda simplemente como pad de control y la imagen y el audio se exporta a la pantalla a la que conectemos el cable. Eso sí, jugar con el cable conectado nos transporta de nuevo a la época de los 16 y 32 bits, donde los mandos inalámbricos eran casi de ciencia-ficción.

La calidad del audio es sorprendentemente buena. Al contrario que Gameboy o Gamegear, que solo disponían de un único altavoz mono, Evercade tiene sonido stereo. Como es habitual en este tipo de consolas, también tenemos un Jack de 3,5mm para auriculares o salida de audio y control de volumen. A través de sus altavoces el sonido suena bastante fuerte sin llegar a distorsionar, y con cascos también suena muy bien.

Respecto a las características técnicas, lo único que se ha filtrado oficialmente es que el procesador es un ARM de cuatro núcleos a 1,2 Ghz, potencia de sobra para mover cualquier juego de 8 y 16 bits, por lo que prácticamente cualquier port de arcades de la época es posible en Evercade.

Vamos a hablar ahora de los cartuchos. Como ya he dicho anteriormente, se podrían haber hecho mucho más pequeños, pero la idea era que recordaran a los de la época de los 8/16 bits. En las fotos podéis ver la diferencia de tamaño con otros formatos. Cada unidad tiene un precio oficial de 17,99€, y se presentan en un estuche que nos recuerda a las cajas de Atari 2.600, con una terminación muy buena y, como la mayoría de juegos de antes, encontraremos dentro de la caja un pequeño manual con algunas indicaciones sobre los títulos que incluye. Y es que en aquella época no existían los tutoriales de inicio, te soltaban directamente dando por hecho que lo sabes controlar todo porque te habías leído el manual.

La duración de la batería es de unas 4 horas. Aquí si que se agradece que tiren de modernidad y utilicen una batería interna, fácil de cargar a través de su puerto micro-USB, y no las engorrosas pilas. De hecho, reconozco que se me hace duro tener que cambiar pilas en un aparato electrónico en el Siglo XXI.

El  packaging es más que correcto. La caja tiene un diseño bastante llamativo. En su interior encontraremos, además de la consola, el cable miniUSB para cargarla y el primer volumen de Namco Museum (la review es del Starter Pack).

Una vez que encendemos la consola, se nos abre directamente en menú de selección de juegos. Si en vez de aceptar un juego pulsamos en botón de menú, accederemos a los ajustes de configuración de la consola. Aquí podemos cambiar la relación de la pantalla (4:3 ó 16:9), el brillo, activar o desactivar el sonido y el idioma de la consola. Por suerte, está disponible el castellano.

La mayoría de los cartuchos de Evercade tienen una selección de títulos bastante irregular como veremos más adelante. Comentar que durante una partida, si pulsamos de nuevo el botón de menú tendremos acceso a las opciones adicionales para guardar nuestras partidas. Es algo para que los juegos de Evercade no estaban diseñados y se agradece esta opción para hacerlos más asequibles y jugables.

Viendo la calidad de los menús, podrían haberse estirado un poco más y añadir algún modo online. Ya sabemos que en los 90 no existía esta posibilidad, pero un multijugador cooperativo y poder subir tus puntuaciones le habrían sentado geniales a Evercade.

La consola tiene dos pack disponibles de inicio: Starter Pack, el básico, que se vende a un PVP oficial de 69,99€, e incluye el cartucho Namco Museum Collection 1, y el Premium Pack, que cuesta 89,99€ y añade Atari Collection 1 e Interplay Collection 1.

Como he dicho en otras ocasiones, una consola no son sus características técnicas o acabados, sino sus juegos. Por suerte, Evercade en ese aspecto empieza más que bien y viene con un surtido que contentará a cualquier amante de 8 bits y 16 bits. Pero tengo que reconocer que, a pesar de ser un amante de “lo retro”, hay juegos que han envejecido regular. Todos los cartuchos son recopilatorios, es decir, que incluyen varios juegos. Y parece que la consola tendrá más vida de la que muchos esperaban, ya que hay anunciados nuevos contenidos, como dos recopilatorios de Atari Lynx, que tienen muy buena pinta.

Atari Collection 1:

Probablemente el más durillo de la colección por la antigüedad de los juegos y sus limitaciones. Son muchos los títulos que veremos en este cartucho, pero por su aspecto y dureza resulta ser un cartucho poco apetecible. Tenemos dos selecciones de juegos de distintas máquinas de Atari:

Atari 2.600: Centipede, Missile Command, Adventure, Crystal Castles, Desert Falcon, Tempest, Asteroids, Canyon Bomber, Gravitar, Double Dunk, Steeplechase, Video Pinball, Night Driver, Aquaventure, Swordquest Eartworld y Yars Return.

Atari 7.800: Alien Brigade, Ninja Golf, Food Fight y Motor Psycho.

Atari Collection 2:

Al igual que en el anterior, tenemos muchos juegos, pero son poco atractivos más allá de su valor histórico. Con todo ya con eso tenemos la oportunidad de revivir títulos que más de uno ni siquiera sabía que existían. Volvemos a tener una selección de Atari 2.600 y 7.800:

Atari 2.600: Yars Revenge, Millipede, Solaris, Sprintmaster, Submarine Commander, Haunted House, Bowling, Radar Lock, Human Canonball, Street Racer, Air Sea Battle, Realsports Tennis, Dark Chambers, Wizard y Demons To Diamonds.

Atari 7.800: Asteroids, Basketbrawl, Centipede y Planet Smashers.

Data East Collection 1:

Uno de mis favoritos, cargado de joyas extraídas de los salones arcade. Este cartucho incluye Burger Time, Fighter´s History (Capcom denunció a Data East por el vergonzoso parecido con Street Fighter 2, pero no ganó el juicio), Midnight Resistance, Burnin´ Rubber, Karate Champ, Joe & Mac 2 (juegazo), Side Pocket (mítico juego de billar de los arcade), Magical Drop 2, Two Crude Dudes y Bad Dudes (solo por estos dos últimos ya merece la pena comprar este cartucho).

Interplay Collection 1:

La mayoría de los juegos de esta selección son de 16 bits y estuvieron disponibles tanto en Megadrive como en Super Nintendo.  Incluye: Earthworm Jim (el juego que disparó la fama de Dave Perry), Clayfighter (juego de lucha de figuras de plastilina), Boogerman, BattleChess, Incantation y Titan.

Interplay Collection 2:

De nuevo una selección de 16 bits de las consolas de la época y uno de los mejores cartuchos de Evercade. Tenemos: Earthworm Jim 2, Clayfighter 2, The Adventures of Rad Gravity, Claymates, Prehistoric Man (un tapado de los juegos de plataformas) y The Brainies.

Mega Cat Studios Collection 1:

Una selección de 10 juegos bastante desconocidos pero bastante completa, otro cartucho a tener en cuenta. Incluye: Multidude, Super Painter, Cofee Crisis, Little Medusa, Tänzer, Old Towers, Creepy Brawlers, Almost Hero, Log Jammers y Justice Duel.

Namco Museum Collection 1:

Una selección que podemos encontrar en cualquier plataforma. Yo creo que veremos una Playstation 7 con un Namco Museum disponible… Lo triste es que los juegos de 8 bits son versiones de NES, no de los arcade originales, por lo que pierden bastantes puntos. Aquí tenemos: Pac Man, Galaxian, Dig Dug, Xevious, Star Luster, Libble Rabble, Mappy, Battle Cars, Metal Marines, Quad Challenge y Mappy Kids (nunca visto fuera de Japón).

Namco Museum Collection 2:

Muchas joyas tiene este cartucho, algunos de 16 bits que siguen luciendo de maravilla. En este cartucho podremos jugar a Galaga, Pac-Attack, Tower of Draga, Phelios, Dragon Spirit, Dig Dug 2, Burning Force, Weapon Lord, Warp Man y los terroríficos Splatterhouse 2 y 3. Sin duda una selección amplia y variada.

Piko Interactive Collection 1:

Ojo que por cantidad, variedad y calidad, estamos con diferencia ante el mejor cartucho de Evercade. Aquí tenemos 20 juegazos muy desconocidos pero que ofrecen mucha diversión: Brave Battle Saga, Water Margin, Magic Girl, Dorke and Ymp, Switchblade, Way of the exploding fist, NightShade,Top Racer, Tinhead, Radical Rex, Jim Power – The Lost Dimension, 8-Eyes, The Immortal, Dragon View, Drakkhen, Power Punch II, Power Piggs of the Dark Ages, Iron Commando, The Humans y Canon – Legends of the New Gods.

Technos Japan Collection 1:

Sobre el papel, uno de los mejores. La realidad es que estamos ante versiones emuladas de NES en vez de los arcade originales, lo cual hace que casi ni merezca la pena acercarse. Incluye: Double Dragon, Double Dragon II, Crash ´N´The Boys, River City Ransom, Super Dodge Ball, Super Spike V´ball, Super Double Dragon (el único que técnicamente luce más o menos bien) y Renegade.

En resumen, sabor agridulce. Tenemos que saber escoger muy buen los cartuchos que compramos en Evercade. Lo que peor llevo es la decepcionante selección de versiones, como las de Technos, que nos traen los juegos de NES en vez de usar los originales de arcade, y la verdad es que las comparaciones son odiosas (y es un problema de licencias, no de potencia, porque el procesador ARM a 1,2 Ghz de cuatro núcleos de la Evercade da para mover eso y mucho más). Al final en este cartucho se limita a ser una emulación de NES cuando esos títulos dan para algo mucho más grande (solo la idea de poder haber jugado al Double Dragon de los arcade en esta portátil ya hubiese valido lo que cuesta el cartucho). Otros cartuchos como el de Piko son realmente buenos, con una cantidad y variedad de juegos de mucha calidad. Quizás algunos como el trae el Starter Pack de serie, el Namco Museum Collection 1, se hagan durillos por la antigüedad y carencia de los juegos de esa época, sumado a lo que hemos dicho de las versiones: ese Pacman y el Double Dragon, por ejemplo, son los de NES, no los originales. Sin embargo, el de Data East sí que utiliza directamente versiones de arcade, y se nota en la calidad global de los juegos.

¿Merece la pena comprarla? Pues depende. Si te gusta ir a la última y estás disfrutando de The Last of Us 2, te estás equivocando de máquina. Ahora bien, si te gustan los juegos de antaño, o no pudiste jugarlos en su época y te apetece saber más de los juegos que definieron parte de la historia de los videojuegos y no solo eso, sino jugarlo como se hacía antes, estas ante una gran máquina y una oportunidad única, sobre todo por poder jugar a algo distinto a lo que ya hemos visto en las NES, Megadrive y Super Nintendo Mini. Es más, diría que si te gustó la experiencia de estas consolas retro, ya tardas en buscarte una, porque el precio de Evercade y de sus juegos son más que justos para lo que ofrecen y te aseguran horas de diversión tanto en portátil como en sobremesa.

Puedes comprar Evercade a un precio de 69,95€ aquí mismo.

Además aquí tienes algunos de los cartuchos extras que puedes comprar para esta maravilla retro:

Haz Click en las imágenes para ver más.

La consola retro Evercade ha sido cedida por Koch Media para hacer este análisis.

Un comentario sobre “Analizamos Evercade, la consola portátil con espíritu retro

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: