La ley del retraso se implanta en los videojuegos

Parece una ley no escrita. Una compañía anuncia un juego, da una fecha de lanzamiento y, por último, anuncia su retraso a escasos meses de ver el juego la luz. Uno tras otro, los grandes juegos de esta generación (que llega a su fin) han ido sufriendo variaciones en su fecha de lanzamiento, llegando a convertirse en una norma a la que nos vamos a tener que ir acostumbrando.

Lo sucedido en estas últimas fechas ha sido indignante: tres de los títulos más esperados han visto como sus desarrolladores han tenido que pedir disculpas porque no llegaban a finalizar el título en fecha. Primero fue “Final Fantasy VII”, luego “Marvel’s Avengers” y, para finalizar “Cyberpunk 2077”.

¿A qué se deben estos retrasos?. A una serie de factores y exigencias imposibles de cumplir que voy a intentar explicaros.

Actualmente los videojuegos suelen estar financiados por accionistas que ponen dinero y esperan obtener de vuelta esos billetes más intereses. Por eso, cuando se está desarrollando un juego, se da una posible fecha de lanzamiento. Es como decir, “estimado accionista, tú tranquilo que a partir de esta fecha vas a recuperar tu dinero”.

Aquí es donde radica el quid de la cuestión. El accionista no entiende de retrasos para pulir el juego y quiere que el lanzamiento sea lo más próximo a la fecha que se dio. A esta persona, que los trabajadores tenga que duplicar su jornada de trabajo le da igual, “los negocios son negocios”. ¿Pero qué consecuencias tiene esto en los programadores, modeladores, artistas y demás trabajadores de los estudios?: El “crunch” , término anglosajón que se emplea en este sector para referirse a la explotación laboral… Y, por desgracia, una práctica aún más común que los retrasos en los videojuegos. De este término sino os importa ya os hablaré más detenidamente en otro artículo.

Como veis, en el sector se han perpetuado dos figuras que se dan la mano y que tienen unos damnificados claros. Los retrasos y la explotación laboral son una constante que tan sólo llevan al extremo a trabajadores que no ven la luz del sol para acabar nuestros juegos favoritos. Y esto parece que les da igual a los accionistas y, peor aún, parece que nos da igual a los jugadores, los cuales sólo nos interesa que nuestro juego salga bien y en fecha prometida.

Si desde los grandes grupos de opinión se ha alzado la voz en contra de la mano de obra casi esclava y el trabajo infantil en muchos sectores económicos, desde el sector de los videojuegos deberíamos comenzar a mostrar nuestro rechazo ante estas prácticas, porque la calidad de un juego no debe estar ligada a la salud de sus trabajadores.

Los retrasos en los videojuegos son una invariable de los tiempos modernos a la que debemos poner remedio. Esta nueva década es clave para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: